S&P Merval agrega dos caídas consecutivas a medida que los ADR de Wall Street caen al 5%

Publicidad

En verano, el índice S&P Merval rompió el impulso alcista y mantuvo el impulso al inicio de la semana.

Los activos argentinos, que incluyen subbonos en dólares y acciones, cayeron con fuerza, la toma de utilidades se ve este lunes 30 de enero en un mercado que sigue de cerca la senda del peso entre los intercambios alternativos, en momentos en que los inversionistas institucionales esperan decisiones de política monetaria, políticas a escala global.

El principal índice S&P Merval cayó un 3,3% a un cierre tentativo de 245.875,13 puntos, poniendo fin a una corrida alcista de cinco rondas en las que acumuló una mejora del 11,19%, Merval alcanzó un máximo histórico de 267.244,18 unidades.

Publicidad

Las acciones de las empresas de energía que cotizan en el Panel de Líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cayeron 4% y 3,9% para Edenor y Pampa Energía, respectivamente.

En tanto, en Wall Street, los ADRs de empresas argentinas fueron los que más cayeron, en un día el Mercado Libre y Edenor lideraron esta serie con una caída de 4,9%, seguidos de Cresud con 4,7%.

“Dado el desarrollo que han tenido en el último mes, se puede considerar ‘normal’ que sus precios bajen en el corto plazo”, dijo Ayelen Romero, de Rava Bursátil.

“YPF sigue siendo noticia, aunque no fue lo más destacado de la semana pasada, el gran avance de Vaca Muerta y el aumento de la inversión en este proyecto hacen que YPF sea cada vez más atractivo para los inversionistas”, estimó.

En la jornada, el petrolero estatal cayó 1,1%, pero acumula ganancias de 34,2% en lo que va de enero.

Publicidad

Por otro lado, los mercados externos cayeron con probables alzas en las tasas de interés en Europa y EE.UU. por presiones inflacionarias.

El sector de la tecnología estuvo entre los mayores perdedores del día. El índice S&P 500 cayó un 1,3% a 4.018,18, mientras que el Nasdaq Composite cayó un 1,9% para cerrar en 11.393,81.

Mientras tanto, el Promedio Industrial Dow Jones bajó un 0,7% a 33.723,61 puntos.

“Es más probable que los activos domésticos entren en un proceso de utilidad diferida después de un aumento significativo en las utilidades retenidas. Es un paso saludable y favorable”, evalúa Gustavo Ber, de Estúdio Ber.

Peligro país y bonos argentinos

El riesgo país procesado por el banco JP Morgan cayó un 0,3% a 1.815 puntos básicos, y los bonos denominados en dólares argentinos mostrarán una decidida tendencia a la baja, quedando un 1,7%. Global 2041 y Bonner 2038. Global 2030 (+1%) creció más rápido.

“Los inversionistas creen que a la paridad actual puede funcionar como un ciclo superior mientras esperan señales políticas y económicas más positivas”, evalúa Gustavo Behr.

S&P Merval agrega dos caídas consecutivas

Los subtítulos gubernamentales indexados al dólar destacarán en volumen en TV23, que cayó un 0,15%, los duales, por su parte, mostrarán buena demanda no general y fecha con un incremento promedio de 0.15%.

Finalmente, los bonos ajustados por CER se acercarán al punto Leceres, mientras que Bonceres presenta un desempeño mixto, alternando altibajos a lo largo de la curva comunicada a Grupo SBS.

Conclusión: la volatilidad del mercado permanece

La conclusión de las dos caídas consecutivas del S&P Merval y la caída de los ADR de Wall Street al 5% es que la volatilidad del mercado se mantiene.

A medida que los inversores buscan estabilidad económica, la incertidumbre continúa acechando en el fondo; sin embargo, los mercados resilientes siguen siendo una opción viable para muchos inversores que buscan diversificar sus carteras.

Como se vio hoy con la caída del S&P Merval y la caída de los ADR de Wall Street al 5%, está claro que la volatilidad del mercado persiste.

La fluctuación de las existencias se puede atribuir a una miríada de factores, como la evolución política, la incertidumbre geopolítica y las previsiones económicas cambiantes.

Como resultado, los inversores deben permanecer atentos y evaluar las posibles oportunidades de inversión dentro de su tolerancia al riesgo dada.

A la luz de este último desarrollo en los mercados financieros, es evidente que la volatilidad del mercado seguirá siendo un problema constante durante algún tiempo.